sábado, 9 de septiembre de 2017

Microbioma: su impacto en la salud física y mental (Parte 2)


Microbioma: su impacto en la salud física y mental (Parte 2)
Influencia del microbioma en el intestino, en el sistema inmunitario, neuroendócrino, en el cerebro y en la longevidad

Por: Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Durante toda su existencia, el hombre se ha visto enfrentado a la enfermedad, la decrepitud, la senilidad y la muerte; por eso se ha interesado tanto, no solo por investigar y crear procedimientos médicos con la finalidad de combatir las enfermedades, sino también para encontrar las formas de restaurar un estado de juventud, de vitalidad y finalmente acrecentar su longevidad.

Muchas propuestas se han hecho a través de la historia para alcanzar estos propósitos, desde “pócimas mágicas” y “hechicerías” por parte de charlatanes, hasta métodos científicamente muy bien fundamentados, creados y propuestos por renombrados investigadores.

La finalidad: mejorar la salud, prevenir y curar enfermedades, rejuvenecer y/o alcanzar una larga vida, llena de vigor y de vitalidad. Diversos métodos diseñados con rigor científico se siguen utilizando, investigando y perfeccionando. Durante el trayecto en esta lucha por alcanzar la salud, la vitalidad y alargar la longevidad, los hombres de ciencia descubrieron a los microbios.

Descubrimiento de los microbios
Antes del siglo XVII, los seres vivientes más pequeños conocidos, eran los insectos diminutos. Se daba por sentado que no existían organismos de menor tamaño. Nadie siquiera imaginó la existencia de criaturas de longitud tan diminuta que no pudieran verse a simple vista. 

Aunque con anterioridad ya se había inventado el microscopio, fue hasta el siglo XVII concretamente en 1676, cuando el comerciante y científico holandés Anton Van Leeuwenhoek descubrió en su placa dental con ayuda de un microscopio hecho a mano, unos seres microscópicos a los que llamó “animálculos” y que hoy conocemos como protozoarios; después de descubrir los espermatozoides, llegando al limite del poder amplificador de los lentes disponibles en ese momento, logró descubrir otros seres aun más pequeños y rudimentarios a los que denominó “gérmenes” y que hoy conocemos como bacterias. Por sus descubrimientos hoy en día se le considera a Anton Van Leeuwenhoek el padre de la microbiología. En 1973 Oto Frederik Muller logró clasificar a los gérmenes en bacilos y espirilos; Ferdinand Julius Cohn finalmente les asignó el nombre de bacterias que en latín significa pequeños vástagos. 

Toda enfermedad comienza en el intestino
Aunque Hipócrates no tenia idea de la existencia de los microorganismos, el afirmaba que “toda enfermedad comienza en el intestino”, aseveración que actualmente  cobra ahora una importancia capital y fundamental. En ese entonces no se sabía que existían esos pequeños seres que habitan en nuestro interior.

En el siglo XIX, Élie Metchnikoff biólogo de origen ruso, ganador del premio Nobel, después de minuciosas investigaciones descubrió y estableció un vínculo directo entre la longevidad humana y un equilibrio saludable de bacterias en el cuerpo, por lo que afirmó que “la muerte empieza en el colon”.

Desde aquel tiempo en que falaces “procedimientos médicos” denominados “sangrías” y las “curaciones” con mercurio, seguían siendo métodos populares y se practicaban rutinariamente, las investigaciones científica continuaron avanzando, dando cada vez mayor credibilidad a la noción de que hasta un 90 % de todas las enfermedades humanas pueden deberse a desequilibrios de las bacterias que habitan en el cuerpo humano así como a la mala salud del tracto intestinal.

Hoy podemos afirmar sin temor a equivocarnos, que así como la enfermedad comienza en el intestino, ahí también se incuban la salud y la longevidad. El mismo Élie Metchnikoff fue quien dijo que las bacterias buenas deben sobrepasar el número de bacterias malas. Desafortunadamente la mayor parte de la gente suele cargar con más microbios patógenos de los que debería y carece de un universo microbiano diverso y benéfico. No es sorpresa por tanto, que por el desequilibrio microbiano que padece la mayoría de la población en el mundo industrializado, se padezcan cada vez más trastornos intestinales, neurológicos y mentales.

No cabe duda de que si Élie Metchnikoff aun viviera, el mismo lideraría la revolución científica que estamos viviendo hoy y que el mismo intentó iniciar en el siglo XIX adelantándose a su tiempo. 

La otra faceta de los microbios: elaboración de bebidas y alimentos fermentados
Como ya lo mencionamos, hasta relativamente hace poco tiempo el hombre desconocía la existencia de los microorganismos, no obstante durante miles de años utilizaron algunas especies de microbios para producir una gran diversidad de alimentos y bebidas fermentadas como vino, vinagre, leches fermentadas y quesos.

En algunas regiones del mundo durante cientos y en otras durante miles de años se prepararon y consumieron productos y bebidas fermentadas. El Kéfir por ejemplo, junto con otros alimentos fermentados provienen de una cultura milenaria en las escarpadas montañas del Cáucaso en la que sin neveras ni congeladores, la conservación de los alimentos era un reto y una necesidad cotidiana.

Granos de Kefir
Las poblaciones ganaderas de diferentes regiones del mundo, pronto fueron conscientes de las ventajas que ofrecía la fermentación, dando origen a los miles de tipos diferentes de quesos, yogures, kéfir y a una gran variedad de leches ácidas que se localizaron en diferentes lugares del mundo.

Siendo así como durante miles de años se emplearon microorganismos para conservar alimentos y para preparar bebidas y alimentos fermentados, sin siquiera sospechar la existencia de esos seres microscópicos, que además de servir de fermento, producen diversos efectos beneficios en el tracto gastrointestinal y por lo tanto para la salud humana.

Prebióticos
Por otra parte, también durante miles de años, independientemente de diversas particularidades según la región o la cultura, el hombre consumió alimentos ricos en fibras vegetales, que también sin saberlo, servían de alimento a las bacterias intestinales y tenían un marcado efecto benéfico por sus efectos prebióticos. Los expertos han calculado que las dietas de las poblaciones primitivas y las dietas de poblaciones que hasta la actualidad han conservado sus tradiciones alimentarias, proporcionan aproximadamente entre 55 y 100 gramos de fibras dietéticas por hombre, por día.

Papel positivo de las bacterias en nuestro intestino, salud y bienestar
Históricamente se nos ha enseñado que las bacterias en general son microorganismos patógenas y letales. La peste bubónica arrasó con cerca de una tercera parte de la población europea entre 1347 y 1352. Sabido es que ciertas infecciones bacterianas siguen cobrando vidas en la actualidad como el cólera, por ejemplo.

Sin embargo, ahora con las revelaciones obtenidas de recientes investigaciones científicas realizadas en todo el mundo, se ha optado por reconocer el papel positivo que representan las bacterias para nuestra vida y nuestra salud en general, pero de una manera especial para nuestra salud mental. 


Editor en Jefe: 
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Seattle, Washington, USA

© 2017 Derechos de autor reservados conforme a la ley a nombre de NutriTips. 
Se autoriza a reproducir sin previo permiso los artículos del Lic. Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña, siempre y cuando se respete la integridad del texto o de los párrafos que se utilicen, y se indique expresa y claramente el autor y la fuente.
Todos los escritos y artículos publicados o reproducidos en este sitio, además, e independientemente de la protección legal otorgada por parte de Google, quedan además, amparados y protegidos legalmente por la Publicación Periódica NutriTips y de los certificados señalados a continuación.
Certificado de Licitud de Título No. 8885 expedido por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación el 22 de septiembre de 1995, a nombre de NutriTips y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.  
Certificado de Reserva de Derechos al uso Exclusivo del Título NutriTips (Revista), Contenido (Orientación, información y guía de nutrición, productos naturistas, complementos alimenticios y deportivos) No. 002774/95, expedido el 13 de octubre de 1995, por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación el 22 de septiembre de 1995, a nombre de NutriTips, como titular Miguel Arturo E. Alvarado Arenas y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña. Y refrendada con los mismos datos el 8 de noviembre de 1996.
Certificado de Licitud de Contenido No. 6806 expedido por la Comisión Calificadora  de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaria de Gobernación el 11 de octubre de 1996, a nombre de NutriTips y como responsable Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.