sábado, 25 de noviembre de 2017

PARADIGMA ORTOMOLECULAR


PARADIGMA ORTOMOLECULAR
Antídoto efectivo contra las "enfermedades de la civilización", causadas por la típico dieta moderna (dieta genocida). Por: Lic. Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

La incidencia de las enfermedades vinculadas a un mal estado de nutrición tanto por exceso como por defecto, así como a las necesidades nutricionales especiales e individuales insatisfechas y la consecuente morbilidad, senilidad y mortalidad prematuras que originan, han tenido un crecimiento explosivo a través del siglo XX, fenómeno que se ha ido acelerado y agravando a partir de los primeros años del siglo XXI, amenazando hoy, con desbordar la capacidad de los sistemas sanitarios, la viabilidad de las sociedades y de la económica de los estados.

La “típica dieta moderna” creada en los países industrializados por los lobbies y las corporaciones de la industria química y agroalimentaria, e impuesta por estos a los países en vías de desarrollo, caracterizada por estar compuesta de “alimentos naturales” pero de escaso valor nutritivo y “alimentos artificiales”, con un mínimo o nulo valor nutritivo, ha sido señalada por muchos expertos, como la causa principal (en interacción con otras causas) de las “enfermedades de la civilización”: obesidad, diabetes, cardiopatías, diversos tipos de cáncer, insuficiencia renal crónica, insuficiencia hepática, artritis, y una numerosa lista de otros malestares, trastornos crónicodegenerativos, enfermedades y malformaciones congénitas y también de enfermedades infecciosas, que de manera creciente y epidémica sufren las poblaciones del mundo occidentalizado.

Los alimentos industrializados, son ahora  “comestibles artificiales”, hechos con “nutrientes” desvitalizados y biológicamente inactivos, refinados, purificados, concentrados, y utilizados en cantidades y proporciones desequilibradas, ajenas y muy distintas a las existentes en la naturaleza; y aderezados con una numerosa variedad de aditivos químicos de origen sintético, cuya finalidad es engañar a los sentidos humanos, y hacerles creer que es un “alimento”, algo que en verdad no lo es. Este procedimiento implementado por las corporaciones industriales y comerciales, constituye un fraude nutricional, cuyas consecuencias son enfermedad, senilidad, morbilidad, discapacidad, sufrimiento, disminución de la calidad y de la expectativa de vida, y finalmente muerte prematura. El progresivo empobrecimiento nutritivo de nuestros alimentos, junto a la invención de los “alimentos artificiales”, y al cúmulo de sustancias sintéticas ajenas a la naturaleza, ha causado más enfermedad, morbilidad y muerte prematura, que todas las demás causas juntas (como guerras, genocidios de origen religioso o político, asesinatos y accidentes).

El sistema mercantilista imperante, controlado por los monopolios y oligopolios de la industria química, agroalimentaria y medios masivos de publicidad y de comunicación, ha impuesto a todo el mundo, junto a su “prototípica dieta moderna” (dieta genocida), un entorno ambiental y alimentario obesogénico, diabetogénico, y en general, patogénico.

Dicho de otra manera, los alimentos que componen la “típica dieta moderna” son molecularmente incorrectos, y producen en el cuerpo humano, un desorden bioquímico y metabólico, que convierte al microambiente molecular que roda a las células (terreno biológico), en un microambiente hostil a la salud y a la vida, molecularmente incorrecto, generador de problemas de inadaptación, involución y degeneración física y mental.

En contrapartida, eminentes y visionarios investigadores independientes, ajenos al sistema dominante, han ido creando, un paradigma que se basa en la premisa de que “la salud es el estado natural del ser humano”, y en la capacidad de regeneración y autocuración de nuestras células, mecanismos que dependen del abastecimiento continuo y adecuado de la materia prima correcta (nutrientes y micronutrientes presentes en su forma biológicamente activa, en cantidades y proporciones correctas.  Si a nuestras células se les suministran las biomoléculas correctas, biológicamente activas, en las cantidades y proporciones necesarias, se puede entonces invertir el proceso degenerativo, y con ello mantener la salud, así como prevenir y sanar las “enfermedades de la civilización”.

El paradigma ortomolecular, constituye una estrategia profiláctica y terapéutica que comprende fundamentalmente, una dieta saludable molecularmente correcta, junto a tratamientos de complementos nutritivos diseñados de acuerdo a la individualidad bioquímica, para cada caso específico.

Para este propósito, el terapeuta ortomolecular (ya sea médico, psiquiatra, nutricionista o naturópata), deberá preparase profesionalmente con los conocimientos adecuados, así como con una amplia experiencia y pericia clínica de observación y diagnóstico para con sus pacientes, así como una habilidad para la prescripción dietética y de complementos de micronutrientes, nutrientes accesorios, fitoquímicos, enzimas, coenzimas, fibras naturales, probióticos y algunas plantas medicinales de efectividad científicamente comprobada.

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.