sábado, 6 de enero de 2018

DE LA PSIQUIATRÍA FARMACOLÓGICA A LA PSIQUIATRÍA ORTOMOLECULAR


DE LA PSIQUIATRÍA FARMACOLÓGICA A LA PSIQUIATRÍA ORTOMOLECULAR

Por: Dr. Eduardo Cabau
(Articulo tomado de: http://www.doctorcabau.es/psiquiatria/#more-3341)

Una vez más vuelvo al tema de la psiquiatría farmacológica y sus tremendas limitaciones, tanto en sus planteamientos como en sus resultados.
Lo primero que se nos enseñó como jóvenes psiquiatras, fue a buscar pertinazmente aquellos síntomas a los que se les pudiera agrupar en etiquetas diagnósticas, para así finalmente, prescribir aquellas drogas que supuestamente solucionarían los problemas etiquetados.
Es lo mismo que ocurre en la industria automovilística donde cada vez es mas difícil encontrar un verdadero mecánico, puesto que la mayoría de los así llamados, en realidad son montadores de piezas que han perdido la visión global de su trabajo, contribuyendo inconscientemente al modelo de usar y tirar.
En aquellos cinco años que pasé como residente de psiquiatría, me di cuenta que el hospital era una máquina de curar síntomas pero no personas. Los pacientes “no eran de nadie”, y eso probablemente, contribuía a su confusión y desamparo. Las recaídas eran continuas y entre los métodos de “curación” predominaban los psicofármacos. Probablemente, ni había medios, ni conocimientos suficientes para abordar los tratamientos de una forma integral.
En síntesis:
Esos años de residencia, me ayudaron mucho a darme cuenta de LO QUE NO HABÍA QUE HACER
Por otro lado, estoy muy agradecido a esos años de formación, porque pude entrar en contacto con gran cantidad de personas y dolencias, que abarcaban todo el espectro de la psiquiatría dándome una visión real del sufrimiento humano, dejando al descubierto nuestras limitaciones como médicos.
Quizá fue esa sensación de insatisfacción, la que espoleo en mí la necesidad de formarme de una manera más amplia y continua, para tratar de tener más y mejores herramientas que me permitiesen ayudar de un modo más eficiente.
UN POCO DE HISTORIA
Antes de la introducción de los psicofármacos (a partir de los años 50), en psiquiatría existía el modelo psicodinámico (influenciado por las ideas de Freud) donde se explicaba la enfermedad mental como el resultado de conflictos inconscientes en la etapa infantil. Pero poco a poco, debido al auge de los psicofármacos (sobretodo en las décadas de los años 80 y 90), se fue implantando el modelo biológicista donde se consideraba que los trastornos mentales eran debidos a desequilibrios bioquímicos del cerebro.
SE PASÓ DE LA “TERAPIA DE LA PALABRA” A LA “TERAPIA BIOLÓGICA DEL PSICOFÁRMACO”
Hoy en día el modelo de psiquiatría, teóricamente es el psico-biológico-social, pero en la realidad práctica (con honrosas excepciones) sigue imponiéndose el modelo puramente psicofármacologico. Esto tiene su lógica, puesto que conviene no olvidar que la “formación” de muchos médicos, ha estado y está, más en manos de las grandes Corporaciones Farmacéuticas que de las Universidades.
Ya hablé largamente en “El abuso de los tranquilizantes” del tema de las farmacéuticas y de como diseñan la preparación y “penetración” de sus fármacos.
Como he dicho, los psicofármacos experimentaron un auge sorprendente a partir de finales de la década de los 80, y lamentablemente no se prestó suficiente atención, ni a sus numerosos efectos secundarios, ni a su capacidad cronificadora de las enfermedades que trataban de curar.
EL DOGMA DEL DESEQUILIBRIO QUÍMICO PARA EXPLICAR LA ENFERMEDAD MENTAL 
La industria farmacéutica creó la falsa creencia de que el cerebro, en las diferentes enfermedades, carecía de determinadas sustancias que necesitaban ser restituidas –por fármacos–, para solucionar los problemas diagnosticados, PERO ESO NO ES CIERTO.
No se ha demostrado por ejemplo, que en una depresión la persona carezca de serotonina, pero lo que sí se ha verificado, es que al tomar el fármaco antidepresivo prescrito, se altera el estado de la conciencia que se solapa con la depresión, llegando a enmascararla.
Los psiquiatras sabemos que el alcohol desinhibe, y en muchos casos actúa como un “fármaco”, pero ninguno de nosotros nos atreveríamos a decir que el alcohol cura la timidez.
Como indica el periodista de investigación Robert Whitaker en su magnifico libro “Anatomía de una epidemia” :
 “numerosos estudios publicados hace más de 50 años en prestigiosas revistas científicas, revelaban una anomalía sorprendente: en repetidas ocasiones, las drogas psiquiátricas empeoraban la enfermedad mental y disparaban los riesgos de daño hepático, de sobrepeso, de colesterol o de azúcar en la sangre …
Más adelante continúa:
Antes del inicio del tratamiento psicofarmácologico, los pacientes diagnosticados de esquizofrenia, depresión o cualquier otro trastorno psiquiátrico no presentan estos famosos desequilibrios químicos. Sin embargo, una vez que una persona inicia el tratamiento psicofarmácologico, que de una manera u otra abre una llave en la mecánica habitual de la transmisión neuronal, su cerebro empieza a funcionar de manera anormal
Así pues,
MÁS QUE CORREGIR LA QUÍMICA CEREBRAL, LO QUE HACEN LOS PSICOFÁRMACOS ES ALTERARLA
No se trata de demonizar el uso de los psicofármacos. Me he cansado de repetir que “ni medicación para todo, ni medicación para nada“. Fueron los primeros antipsicóticos los que permitieron controlar (aunque no ayudar) a gran cantidad de pacientes recluidos y aislados en instituciones manicomiales, sometidos a un régimen prácticamente policial.
La utilización de determinados fármacos en situaciones puntuales, pueden, –y de hecho son–, de gran ayuda en el contexto de un proceso terapéutico; siempre y cuando se tenga en cuenta, y se informe debidamente al paciente y/o familiares sobre los posibles efectos secundarios, los efectos rebote (recaídas, adicción psicológica), y las probables consecuencias de su retirada (síndrome de abstinencia).
EL PELIGRO DE LA CRONIFICACIÓN
He visto a muchos pacientes, que al efectuarles la historia clínica, empiezan a contarme que han pasado por muchos médicos y que llevan años tomando todo tipo de psicofármacos: hipnóticos (para dormir), benzodiazepinas (para relajarse), antidepresivos, neurolépticos (antipsicóticos), sales de litio (para equilibrar el estado de ánimo), anticonvulsionantes  (para la bipolaridad), etc. Son pacientes polimedicados, intoxicados y que están en franco peligro de cronificación.
LOS PSICOFÁRMACOS CREAN ESTADOS MENTALES ALTERADOS QUE SE SOLAPAN CON LOS TRASTORNOS DE LOS PACIENTES
Sabemos que los psicofármacos crean estados mentales alterados que se solapan con los trastornos de los pacientes, y estos al dejar de tomarlos, sufren los efectos de la abstinencia, a la que confunden con una recaída, lo que a su vez justifica la necesidad de volver a tomarlos.
Se pone así en marcha, una espiral que probablemente hará que el psiquiatra recurra a otros fármacos, o el paciente busque a otro profesional; quien a su vez –si no está avisado–, probará con otros fármacos … y el triste final para el paciente, será una más que probable cronificación.
Imaginemos por un momento, que tenemos una pesadilla donde nos persiguen para hacernos daño. Podemos hacer muchas cosas DENTRO del sueño: correr, escondernos, luchar, gritar, llorar, etc. Pero ningún cambio de un comportamiento a otro –dentro del sueño–, pondrá fin a la pesadilla. El único modo de salir de un sueño, es DESPERTARSE !!
El despertar ya no constituye una parte del sueño, sino que es un cambio a un estado completamente distinto y liberador.
LA SOLUCIÓN NO CONSISTE EN CAMBIAR DE FÁRMACOS … SINO EN DESPERTARSE
Una vez más, conviene recordar que los médicos debemos ser acompañantes y guías empáticos de nuestros pacientes, sin embargo se suelen quedar solos al ser víctimas – en muchos casos con nuestra complicidad o ignorancia –, de la creencia imperante en la sociedad del bienestar, de que sentirse mal es inadmisible (sobretodo si el problema es mental), con lo cual el psicofármaco es la solución más fácil e inmediata (hay fármacos para casi todo).
EL PSICOFÁRMACO ES UNA HERRAMIENTA IMPORTANTE, PERO NO DEBE SER LA ÚNICA HERRAMIENTA
EL “BEST SELLER” DE LAS ETIQUETAS
Con la llegada de los psicofármacos y el “descubrimiento” de nuevos trastornos, se fue logrando que la percepción de los psiquiatras y de la psiquiatría, fuese más científica y por lo tanto más aceptada por el resto de la comunidad médica. Había que dar carta de naturaleza a esa necesidad de reivindicación y aceptación.
Para ello, se elaboró el manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos Mentales (DSM) de la Asociación Americana de Psiquiatría y su versión europea de la Clasificación Internacional de las Enfermedades mentales (CIE). 
Los términos en que son concebidas las diferentes “etiquetas” de estos manuales, se establecen por consenso sin basarse en pruebas, sino en descripciones de comportamientos. Además de no ser útiles para los diagnósticos médicos, pueden llegar a ser muy peligrosos los fármacos propuestos para su cura.
A día de hoy, no se ha demostrado de una manera convincente la causa genética o biológica de ni una sola enfermedad mental. Se diagnostican “desequilibrios químicos” a pesar de que no existen pruebas que lo confirmen
En su libro “El mito de la enfermedad mental“, el eminente psiquiatra Thomas Szasz afirma que …
No existen análisis de sangre o pruebas biológicas que determinen la presencia o ausencia de la enfermedad mental, como existen para la mayoría de las enfermedades del cuerpo
Por otra parte, la industria farmacéutica –en ese afán por etiquetarlo todo–, equipara rápidamente un síndrome (conjunto de síntomas) a una enfermedad. Pero eso no es cierto (un síndrome de un ataque de pánico no es una enfermedad).
LA PSIQUIATRÍA ORTOMOLECULAR
A principios de los años 50, la psiquiatría negaba que existiese ninguna cura para la esquizofrenia, y fueron los doctores Abram Hoffer y Humphry Osmond quienes empezaron a investigar sobre la causa de la misma, llegando a demostrar que no solo se podía controlar la enfermedad, sino que en muchos casos, se lograba revertirla con alimentación natural no procesada, hábitos de vida saludables y grandes dosis de vitaminas y otros nutrientes.
En palabras del Dr. Abram Hoffer:
“El psiquiatra promedio no entrará a preguntarse qué causa la esquizofrenia. Ellos dicen: “no lo sé”. Piensan que es bioquímica. Usan la palabra “bioquímica” pero no entienden lo que significa, porque al dar a alguien una droga tóxica no le están dando un tratamiento bioquímico. Simplemente lo están envenenando”.
Posteriormente, el biólogo molecular, científico y dos veces ganador del Premio Nobel, Linus Pauling, hizo acto de presencia en esta historia. En 1941, Pauling fue diagnosticado de una enfermedad renal considerada incurable, y de la cual salió adelante con una dieta pobre en aminoácidos, y alta en vitaminas y minerales.
En 1965 empezó a colaborar con Abram Hoffer, en los efectos bioquímicos que las grandes dosis de vitaminas y otros nutrientes, ejercían sobre el organismo y su capacidad curativa para todo tipo de enfermedades.
Finalmente, fue en 1968 cuando propuso el término “medicina ortomolecular“, afirmando que:
LAS MOLÉCULAS ADECUADAS, EN LA CONCENTRACIÓN ADECUADA, SON EL PILAR FUNDAMENTAL DE LA SALUD
En la psiquiatría ortomolecular, se considera que las enfermedades mentales son causadas por desequilibrios moleculares, y su tratamiento básico, consiste en proveer al organismo de todos los nutrientes (vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, enzimas, aminoácidos, etc) necesarios en su justa cantidad.


PARA LOGRAR UN BUEN ESTADO DE SALUD MENTAL SE PRECISA DE UNA CORRECTA ALIMENTACIÓN, UNA DESINTOXICACIÓN DEL CUERPO Y LA MENTE, Y UNA ARMONIZACIÓN ENERGÉTICA


El Dr. Carl Pfeiffer fue otro médico que se dedicó al estudio de la esquizofrenia y su tratamiento. Afirmaba que “por cada fármaco que beneficia a un paciente, hay una sustancia natural que puede alcanzar el mismo efecto” …  y … ” si hay un fármaco que puede alterar la bioquímica del cerebro, hay una combinación de los alimentos que pueden alcanzar el mismo resultado sin efectos secundarios“.
Os dejo este magnifico documental llamado “Alimenta tu cabeza” donde se narran las vicisitudes del Dr. Abram Hoffer y sus colegas, en la búsqueda de una cura para la esquizofrenia a base de megadosis de vitaminas C y Niacina (vitamina B3).
“Los medicamentos matan porque se inmiscuyen con las reacciones propias del organismo. Actúan como venenos. Los animales están sanos porque comen las comidas que su especie viene consumiendo durante miles de años. Los mejores zoológicos siguen el mismo principio. Los seres humanos han roto esta relación modificando la comida y creando artefactos que parecen ser comidas, donde el veneno está camuflado y es muy peligroso, especialmente a largo plazo”                                                                                       Abrahan Hoffer (Psiquiatra y bioquímico)

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.