lunes, 28 de octubre de 2019

Diferencia entre las deficiencias clínicas y subclínicas de micronutrientes


Comprender la diferencia entre las deficiencias clínicas y subclínicas de micronutrientes

Publicado por Mirja Holtrop en 24 de octubre de 2019.
Traducido, revisado, editado y corregido por Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña.
Mirja Holtrop
Se requiere una variedad de diferentes micronutrientes para mantener la salud y prevenir enfermedades. Como el cuerpo es incapaz de elaborarlas por sí mismo, estas biomoléculas, deben ser obtenidas de nuestros alimentos.

Cuando nuestras alimentación diaria carece de un suministro adecuado de micronutrientes, la insuficiencia puede dar origen a diferentes enfermedades.

Si bien las enfermedades de deficiencia clínica como el escorbuto son poco frecuentes en los países desarrollados en la actualidad, muchos problemas comunes de salud son el resultado de deficiencias subclínicas crónicas de micronutrientes.

Como ha demostrado el Dr. Matthias Rath con sus innovadoras investigaciones de Medicina Celular del, tales insuficiencias son la causa principal de las enfermedades crónicodegenerativas más comunes en la actualidad.

La medicina ortodoxa actual ha entendido mal la importancia de abordar las deficiencias subclínicas de vitaminas. El Dr. Albert Szent-György, el científico húngaro que ganó un premio Nobel en 1937 por su descubrimiento de la vitamina C, lo entendió muy bien. En una carta que envió al dos veces ganador del premio Nobel Linus Pauling en 1970, Szent-György escribió lo siguiente:


Albert Szent-György

Albert Szent-György (1893-1986)

“Desde el principio, sentí que la profesión médica engañó al público. Si no toma ácido ascórbico [vitamina C] con sus alimentos, se le produce escorbuto, por lo que la profesión médica dijo que si no se enferma de escorbuto entonces uno está bien. Creo que este es un error muy grave.
El escorbuto no es el primer signo de la deficiencia de vitamina C, sino un síndrome premortal, pero para lograr una salud plena, se necesita mucho más, mucho más. Estoy tomando alrededor de 1 g [1000 mg] por día. Esto no significa que esta sea realmente la dosis óptima porque no sabemos qué significa realmente una salud total y cuánto ácido ascórbico necesita. Lo que si puedo decirte es que uno puede tomar cualquier cantidad de ácido ascórbico sin el menor peligro".

En este artículo analizaremos primero, cuatro enfermedades producidas por carencia clínica y grave de vitaminas. Concluiremos resumiendo el revolucionario descubrimiento científico del Dr. Rath de que las deficiencias subclínicas, a diferencia de las deficiencias clínicas, son la causa principal de enfermedades crónicodegenerativas.

Beriberi: enfermedad producida por una carencia clínica, grave de vitamina  B1 (tiamina). Una grave falta de vitamina  B1 resulta en la enfermedad conocida como beriberi. Hay dos tipos de beriberi, húmedo y seco. El beriberi húmedo afecta el corazón y los vasos sanguíneos. Los síntomas incluyen dificultad para respirar, hinchazón de las piernas, frecuencia cardíaca rápida y dolor en el pecho. En casos extremos, el beriberi húmedo puede provocar insuficiencia cardíaca. El beriberi seco afecta el sistema nervioso y causa síntomas como vómitos, convulsiones, debilidad muscular y confusión mental. Ambas formas de la enfermedad pueden ser potencialmente mortales si no se tratan a tiempo.

En estos días, el beriberi ocurre principalmente en alcohólicos malnutridos. Sin embargo, también se puede ver en mujeres que sufren náuseas y vómitos extremos durante el embarazo, así como en pacientes con trastornos crónicos del sistema inmunitario como el SIDA, o en personas que se han sometido a cirugía bariátrica para tratar la obesidad. También se ve en el mundo en desarrollo, donde la desnutrición es común.

El Beriberi se puede resolver consumiendo alimentos ricos en tiamina y suplementos que contienen vitamina B1. El daño al corazón y los nervios generalmente es completamente reversible siempre que se detecten en las primeras etapas.

Pelagra: enfermedad por deficiencia de vitamina B3 (niacina).  La pelagra es un trastorno nutricional causado por una grave falta de vitamina B3. La falta del aminoácido esencial triptófano también puede causar pelagra. El cuerpo puede usar triptófano para producir vitamina B3, por lo que no consumir suficiente de este aminoácido puede provocar una deficiencia clínica de la vitamina.

Los profesionales médicos a menudo caracterizan la pelagra al referirse a las cuatro D: dermatitis, diarrea, demencia y muerte. Antes del descubrimiento de la vitamina B3, alrededor de dos tercios de los pacientes con pelagra murieron. Hoy, si la vitamina B3 complementaria se administra lo suficientemente pronto y en dosis suficientes, los pacientes pueden esperar una buena recuperación.

Los primeros síntomas de la pelagra incluyen debilidad y pérdida de apetito y peso. Más tarde hay dolores de cabeza, trastornos gástricos y manchas rojas en la piel que se vuelven marrones y se vuelven más grandes y escamosas. Las manchas generalmente ocurren en áreas del cuerpo expuestas a la luz solar. Los márgenes de la lengua y la membrana mucosa de la boca se vuelven escarlatas y aumenta la salivación. A medida que la enfermedad progresa, la diarrea puede volverse sangrienta.

Otros síntomas de la pelagra pueden incluir insomnio, dolores de cabeza, mala memoria, irritabilidad, depresión, comportamiento irracional e incluso violencia.
Aunque es raro en estos días, la pelagra todavía se produce en países en desarrollo donde las personas comen dietas altas en maíz, alimento que es deficiente en triptófano. También puede ocurrir en personas que beben alcohol en exceso, así como en pacientes que padecen condiciones de malabsorción gastrointestinal como la enfermedad de Crohn.

Escorbuto: enfermedad por deficiencia de vitamina C (ascorbato). James Lind (1716-1794). El escorbuto se produce como resultado de una grave falta de vitamina C. A diferencia de los animales, los seres humanos no pueden producir esta vitamina de manera natural en el cuerpo y dependen de obtenerla de frutas, verduras y otros alimentos que son ricos en ella, o de complementos nutricionales. 
James Lind
Se estima que entre 1500 y 1800 el escorbuto mató a más de 2 millones de marineros. Esto se debía a que la vitamina C no se había descubierto en ese momento, y las raciones de los marineros no incluían frutas y otros alimentos que la contenían. El problema finalmente fue resuelto por James Lind, un médico escocés que sirve en la marina británica. En un experimento bien diseñado, Lind trató a seis grupos diferentes de marineros con diferentes adiciones dietéticas, que incluyen vinagre, agua salada y especias. Solo se recuperó el grupo de pacientes con escorbuto que recibieron naranjas y limones.

Curiosamente, mientras Lind resumió sus hallazgos en un libro publicado en 1753, tuvieron que transcurrir otros 40 años, antes de que sus recomendaciones fueran finalmente adoptadas por el almirantazgo británico y el jugo de limón y las limas se distribuyeran a todos los marineros. La demora en actuar sobre el descubrimiento de Lind es paralela al fracaso de la medicina ortodoxa actual de apreciar que las deficiencias subclínicas de micronutrientes a largo plazo son la causa principal de enfermedades crónicas. En ambos casos, es evidente que la resistencia del statu quo a nuevos descubrimientos resultó en la pérdida de millones de vidas.

Los primeros síntomas del escorbuto incluyen fatiga, pérdida de apetito, fiebre, dolor en las articulaciones y los músculos, y sangrado debajo de la piel. A medida que se desarrolla la enfermedad, las encías comienzan a deteriorarse, hinchándose, siendo propensas a sangrar. Esto lleva a que los dientes se aflojen y eventualmente se caigan. Se producen moretones fáciles y las heridas tardan en sanar. Las heridas previamente curadas pueden abrirse nuevamente, y hay sangrado en las articulaciones y los músculos. Las últimas etapas de la enfermedad implican ictericia grave, convulsiones, hemorragias internas masivas y, finalmente, la muerte.

Si el escorbuto se atrapa en sus primeras etapas, los pacientes pueden recuperarse bien. Con la administración de complementos de vitamina C y una dieta que contenga muchas frutas y verduras, los síntomas desaparecen y se restablece la salud normal.

Raquitismo: enfermedad por deficiencia de vitamina D (calciferol). El raquitismo es causado por una grave falta de vitamina D. A diferencia de otras vitaminas, la vitamina D generalmente no se encuentra en abundancia en los alimentos naturales. Mientras que los productos animales como el pescado, el hígado, los huevos, el queso y la leche lo contienen, sin embargo, la principal fuente de vitamina D es la luz solar. La vitamina D se produce naturalmente en el cuerpo cuando la piel está expuesta a la luz solar. Pero para que este proceso suceda, en primer lugar, el cuerpo debe estar expuesto a suficiente luz solar.

Los casos de lo que ahora se cree que fue raquitismo se describieron en escritos médicos antiguos que datan de los siglos I y II . También se sabe que la enfermedad se extendió en el Imperio Romano y siguió siendo común hasta el siglo XX. Incluso hoy todavía ocurre en países desarrollados. En los últimos años, por ejemplo, factores como la costumbre de evitar la exposición a la luz del sol, la mala nutrición y la pobreza han llevado a los médicos británicos a ver casos frecuentes una vez más.

En los bebés, el raquitismo se caracteriza por un ablandamiento y adelgazamiento del cráneo y debilidad de los huesos en todo el cuerpo. Las deformidades de los huesos de las piernas provocan el desarrollo de las llamadas "rodillas golpeadas", "piernas arqueadas" o “piernas de charro”. También se producen problemas dentales, ya que la vitamina D es esencial para la formación adecuada de los dientes. La posición al caminar y pararse se puede ver afectada, y los niños pueden desarrollar curvatura y deformación espinal.

En adultos, la deficiencia clínica de vitamina D puede provocar osteomalacia, con síntomas de dolor en la pelvis, las extremidades y la columna vertebral. Se produce dolor óseo y debilidad muscular, junto con un mayor riesgo de fracturas óseas.

El raquitismo es particularmente peligroso en los niños, ya que puede provocar deformidades de por vida. Para ayudar a evitar tales problemas, es esencial la administración rápida de complementos, junto con mucho sol y una dieta enriquecida con vitamina D. Si no se trata, las deformidades esqueléticas resultantes del raquitismo pueden requerir cirugía.

Deficiencias subclínicas a largo plazo de micronutrientes: la causa principal de enfermedades crónicas

La investigación del Dr. Rath ha demostrado que la causa principal de la aterosclerosis es una insuficiencia crónica de vitamina C.
Como observó correctamente el Dr. Albert Szent-György, es un grave error para los médicos suponer que la ausencia de enfermedades carenciales, significa que los pacientes que las personas estén obteniendo suficientes cantidades micronutrientes.

Como ha demostrado la investigación del Dr. Rath, las insuficiencia subclínicas de micronutrientes son a largo plazo la causa principal de las enfermedades crónicodegenerativas.

Si bien los síntomas las insuficiencias subclínicas no producen efectos tan dramáticos como los de las carencias clínicas, de hecho, y incluso puede no haber síntomas, sus efectos pueden ser tan letales como los de las carencias absolutas.

Tomaré como ejemplo la arteriosclerosis, el proceso en el cual la placa de ateroma se acumula en las paredes internas de las arterias, lo que resulta en ataques cardíacos y derrames cerebrales.

Si bien la medicina ortodoxa aún afirma que esto ocurre debido a los altos niveles de colesterol, el Dr. Rath ha demostrado que su causa principal es una falta crónica de vitamina C.

Como sabemos ahora, la aterosclerosis es esencialmente una forma temprana de escorbuto. En su libro clásico, "Por qué los animales no sufren ataques cardíacos ... pero las personas sí", el Dr. Rath describe cómo un suministro óptimo de vitamina C y otros micronutrientes puede prevenir ataques cardíacos, derrames cerebrales, presión arterial alta, latidos cardíacos irregulares, colesterol alto , y muchas otras condiciones cardiovasculares y de otra índole.

El Dr. Rath, junto con el Dr. Niedzwiecki y su equipo de investigación también han descrito cómo un suministro insuficiente a largo plazo de micronutrientes es la causa principal de cáncer, diabetes, artritis, osteoporosis, asma, psoriasis, alzhéimer y muchas otras enfermedades crónicas.

Este descubrimiento abre la posibilidad revolucionaria de que tales enfermedades ahora pueden prevenirse, y eventualmente incluso erradicarse, a través de una ingesta diaria óptima de los micronutrientes correctos.

Al recibir poca o ninguna capacitación adecuada en nutrición en la escuela de medicina, muchos médicos no aprecian la importancia de abordar las insuficiencias  subclínicas de micronutrientes. Trágicamente, esto ha resultado en millones de muertes evitables, con un estimado de 17.9 millones de personas que ahora mueren de enfermedades cardiovasculares cada año, y 9.6 millones de cáncer. Pero informarse sobre los principios y los nuevos descubrimientos de medicina nutricional y celular, puede reducirse su riesgo de estas enfermedades de agregar mas números a estas estadísticas.

Mirja Holtrop
Mirja Holtrop
Mirja Holtrop nació y creció en Alemania, donde estudió Informática y Relaciones Públicas. Después de trabajar como asistente de marketing durante un par de años, se unió a la Fundación de Salud Dr. Rath. A principios de la década de 2000, se mudó a Sudáfrica, donde estudió Educación en la Universidad de Ciudad del Cabo. Su primer libro, 'El secreto de las células', se publicó en 2004.

Desde entonces, después de pasar 13 años en Sudáfrica, Mirja ha publicado cinco libros más y regresó a Alemania. Hoy, además de escribir libros, trabaja en el proyecto internacional Movimiento de Vida de la Fundación Dr. Rath Health.

Mirja ama la jardinería orgánica, la cocina y los animales. Ella vive con su hijo de nueve años cerca de Düsseldorf en Alemania.

Tomado, traducido, revisado y modificado de:

No hay comentarios:

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.