jueves, 14 de noviembre de 2019

Testimonio a favor del libre acceso a los complementos alimenticios

Testimonio a favor del libre acceso a los complementos alimenticios ante el House Government Reform Committe  
Ofrecido por el congresista Peter DeFazio
El 21 de marzo de 2001

Señor Presidente, nos complace tener la oportunidad de intervenir para proteger a los consumidores frente a regulaciones legales que atentan contra la disponibilidad de complementos alimenticios.
La audiencia de hoy no es más que el último ejemplo del papel fundamental que usted ha desempeñado en esta importante cuestión.

Durante la última década, el pueblo estadounidense ha puesto de manifiesto que no desea que el Gobierno limite su acceso a los complementos alimenticios. En 1994, ante el deseo del pueblo estadounidense de lograr un mayor acceso a la verdad sobre las ventajas de los complementos alimenticios, el Congreso reaccionó ratificando el “Dietary Supplement Health and Education Act” de1984 (DSHEA), que liberalizaba las disposiciones legales relativas a los complementos alimenticios. En los despachos del Congreso se alcanzó una cifra récord de comentarios a favor del DSHEA.

A pesar del DSHEA, los funcionarios de la Food and Drug Administration (FDA/ Organismo estadounidense para el Control de Alimentos y Medicamentos) siguieron tratando de ocultar al pueblo estadounidense las ventajas de los complementos alimenticios. Sin embargo, en el caso Pearson contra Shalala, 154 F.3d 650 (DC Cir. 1999), el Tribunal de Apelación de los Estados Unidos ratificó el derecho de los consumidores a la libertad de palabra para saber en qué medida el uso de complementos alimenticios puede resultar útil para su salud, sin innecesarias injerencias de la FDA. La FDA se vio obligada a revisar sus regulaciones para cumplir con la sentencia del caso Pearson. No obstante, los miembros del Congreso tuvieron que intervenir varias veces para garantizar que la FDA respetaba la disposición judicial. Resulta evidente que el Congreso tendrá que seguir observando el comportamiento de la FDA en este ámbito.
La libertad de los consumidores para utilizar o incluso recibir información verídica sobre los complementos alimenticios podría verse amenazada por la participación de los Estados Unidos en la Comisión del Codex Alimentarius (Codex). El Codex Alimentarius forma parte de la Organización para la Agricultura y la Alimentación (Consejo Mundial de la Alimentación) de las Naciones Unidas y del Programa de normativas sobre alimentos de la Organización Mundial de la Salud y trabaja basándose en la autorización que le concede el Sanitary Phytosanitary Agreement (acuerdo sobre la aplicación de medidas sanitarias y fitosanitarias) y el Technical Barriers to Trade Agreement (acuerdo sobre los obstáculos técnicos al comercio).
 
El Codex Alimentarius es el vehículo del que se sirve la Organización Mundial del Comercio (OMC) para “armonizar” (es decir, hacer coincidir) las legislaciones en materia de alimentos y seguridad de los países miembros de la OMC. En la actualidad, la Comisión del Codex Alimentarius elabora, con la participación del Organismo estadounidense para el Control de Alimentos y Medicamentos (FDA), una directiva sobre las regulaciones adecuadas en materia de complementos alimenticios. Nos preocupa que el resultado final de este proceso obligue a los Estados Unidos a adoptar para los complementos alimenticios las mismas regulaciones estrictas habituales en algunos países europeos como Alemania, donde un consumidor ni siquiera puede echar un vistazo a un frasco de estos productos sin el consentimiento de un farmacéutico. Con su participación en este proceso, la FDA ignora la voluntad del Congreso, expresada en el DSHEA y en la ley de modernización de la FDA de 1997, que prohibe claramente a la FDA participar en procesos de armonización, desdeñando así también la voluntad del pueblo americano.
 
Aún cuando la Comisión del Codex Alimentarius no tiene competencia alguna para obligar a los estadounidenses a adoptar unas regulaciones estrictas en materia de complementos alimenticios, nos preocupa que, en su calidad de miembro de la OMC, los Estados Unidos puedan verse obligados a adoptar las normas del Codex. Según un informe del Congressional Research Service (servicio de asistencia parlamentaria del Congreso de los Estados Unidos) de agosto de 1999 “como miembro de la OMC, los Estados Unidos se comprometen a comportarse de acuerdo con la normativa de esta organización multilateral. Los Estados Unidos están obligados legalmente a garantizar que sus leyes nacionales no entren en conflicto con la normativa de la OMC” (sic). Así, el Congreso podría tener la obligación legal de modificar una vez más las leyes y disposiciones estadounidenses para que concuerden con las normas de la OMC. 

En caso de que el Congreso rechazara la “armonización” de las leyes estadounidenses conforme a las estrictas directivas del Codex/OMC, se podría organizar una “comisión de arbitraje” para determinar si las prácticas comerciales de nuestro país resultan desleales, por la negativa a “armonizar” nuestra normativa con la del resto del mundo. Si se produjera un conflicto comercial de este tipo, la balanza se inclinaría a favor de los países que se atienen a los estándares del Codex, ya que las normas de la OMC parten de la suposición de que un país que adopta los estándares del Codex no establece obstáculos comerciales ilícitos. Por tanto, si el Congreso no armonizase nuestras leyes con las del resto de los países de la OMC, sería bastante probable que los Estados Unidos perdieran en un conflicto con un país que hubiera adoptado los estándares del Codex y sufrieran elevadas sanciones. Puede que la armonización tenga sus ventajas para las grandes empresas y los burócratas internacionales que controlan la OMC, pero resultaría catastrófica para los consumidores estadounidenses de complementos alimenticios. 

Para terminar queremos dar las gracias de nuevo al Presidente Burton por haber celebrado esta audiencia, por sus esfuerzos por proteger a los consumidores americanos de complementos alimenticios y por la oportunidad de expresar nuestra preocupación por la amenaza que el proceso entablado por la OMC y el Codex Alimentarius supone para los consumidores estadounidenses. Así mismo, queremos expresar nuestra esperanza en que el Congreso tratará de proteger a los consumidores estadounidenses frente a una excesiva regulación de los complementos alimenticios, ya sea impuesta por la FDA o a través de la puerta trasera de una organización internacional como la OMC.
 
Advertencia: esta página es un extracto de la página web del congresista de los Estados Unidos Peter DeFazio, cuarto distrito, Oregón.
http://www.house.gov/defazio/

No hay comentarios:

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña
Miguel Leopoldo Alvarado Saldaña

Directorio Verde de GreenPece Mexico



Es momento de unirnos como mexicanos y rescatar lo bueno de nuestra gente y nuestra tierra. Sí, hay muchas cosas malas en el mundo pero también hay personas haciendo un esfuerzo por recuperar las cosas que nos hacen grandes.

Entre estas cosas maravillosas que tiene nuestro México está la agricultura ecológica y sustentable, esa que cuida nuestros recursos y le da vida digna a las personas que trabajan nuestra tierra. Por eso es importante apoyar a esas personas y empresas que buscan hacer la diferencia. Estar conscientes de que sí tenemos opciones, de que sí hay forma de hacer las cosas de otra manera nos hará tener esperanza de que un planeta sano es posible.

Hoy te invitamos a revisar el Directorio Verde, un trabajo realizado con el esfuerzo de nuestros voluntarios de toda la República Mexicana, que compila aquellos negocios que comprobaron la venta de productos ecológicos y responsables con el planeta. De seguro encuentras un lugar en tu ciudad. Si lo visitas, puedes contarnos cómo fue tu experencia.

Descarga el Directorio Verde

¡Es momento de promover lo bueno!

mexicano.jpg

Seguiremos apostándole a la Comida sana, Tierra sana.

Gracias por leer.